Implantes Unitarios

Los implantes unitarios posibilitan la sustitución de piezas dentales sin la necesidad de influir en los dientes cercanos, siendo mucho menos invasivo que los implantes puente tradicionales.

En este tipo de implantes se sustituye la raíz del diente por otra raíz artificial, consiguiendo así preservar la anatomía de la boca y evitando la reabsorción de tejidos.

En primer lugar, se coloca esta raíz artificial donde se fijará la prótesis. Después de que el dentista fije la base, se toman medidas para la creación de esta prótesis, ya que deberá tener un aspecto y unas medidas determinadas para que se asemeje a la sonrisa del usuario y una vez creada se fijará al implante.

Existen dos tipos principales de implantes unitarios, que se diferencia en la forma en la que la corona se fija.

  • Los implantes unitarios con corona atornillada se caracterizan por la fijación de este implante mediante un perno metálico. Este tipo de implante es muy fácil de mantener y de limpiar en profundidad, ya que tiene la posibilidad de ser desmontado rápidamente por el odontólogo. Una limpieza en profundidad de este tipo permite evitar enfermedades como la mucositis que vienen dadas por la acumulación de bacterias.
  • Los implantes unitarios con corona cementada se fijan mediante cemento biocompatible. La principal ventaja de este tipo de implantes radica en la facilidad de su fabricación, ya que a efectos prácticos sigue el mismo proceso de colocación mediante cemento que cualquier tipo de funda sobre una pieza dental.

La colocación de un implante dental unitario suele ser muy sencilla, por lo que no ocasiona ningún tipo de daño en la zona cercana del mismo que pueda suponer algún tipo de dolor o molestia al usuario.

Como cualquier procedimiento de implantología la zona en la que se coloca el implante puede sufrir una leve inflamación hasta que la encía se adapta, esta inflamación dura aproximadamente una semana y se reducirá con la medicación que el odontólogo le recete.

Para evitar complicaciones que tengan origen en esta intervención es necesario mantener una cuidada higiene bucodental. La zona permanecerá sensible los días siguientes a la colocación del implante, por lo que es aconsejable utilizar enjuagues para limpiar la boca ya que el cepillado común podría causar molestias al paciente.

Del mismo modo es aconsejable seguir una dieta blanda basada en alimentos fríos, que alivien la encía y ayuden a bajar la inflamación.

Si está pensando en sustituir un diente perdido por un implante unitario confíe en nosotros, le proporcionaremos el mejor servicio de implantología posible.