Implantes

¿Qué es un implante?

Existen diversos problemas y enfermedades que pueden ocasionar la pérdida de piezas dentales, dejando un hueco en su boca que daña a su sonrisa y perjudica a su salud, ya que reduce la eficacia de la mordida.

Para reemplazar estos dientes perdidos se lleva a cabo la llamada cirugía de implantes, que parte de la colocación de pernos metálicos que reemplazan la raíz perdida del diente. En estos pernos metálicos se colocarán posteriormente un diente artificial para cubrir el hueco que la pieza dental perdida ha dejado.

Una vez realizado el implante, el diente artificial que se ha colocado tendrá el mismo aspecto, color y funcionalidad que un diente natural. Mejorando de forma inmediata su sonrisa y recuperando su capacidad de mordida.

Los implantes se fijan en la mandíbula, para que estos consigan la solidez máxima necesitan fusionarse a la base ósea donde están colocados, por lo que necesitan un periodo de tiempo desde su colocación hasta que estos adquieren su fuerza máxima.

Antes de colocar un implante, el odontólogo debe realizar un test de imagen, para conseguir una visión de la estructura ósea donde se colocaría el perno metálico. Esta prueba se realiza para comprobar si es posible colocar al paciente el tornillo donde se sujetará el diente artificial, ya que no todos los usuarios tienen la posibilidad de usar este tipo de implantes.

Por otro lado, el dentista comprobará la mordida para comprobar si existe algún tipo de consideración para crear la pieza dental.

También es necesario comprobar la salud de la encía, ya que si esta tiene algún tipo de problema como una infección o una inflamación podría derivar en graves problemas cuando se colocase el implante.

Si no existe la posibilidad de que el paciente use un implante se recurriría a una prótesis denominada puente, ya que se apoya en los dientes de los lados para mantenerse fija. Este tipo de prótesis tiene un gran inconveniente, y es que para ser colocadas tienen que limarse los dientes a los que va sujeta, por lo que estos se debilitan.

Siempre que sea posible recomendamos que el paciente se decante por el uso de implantes, ya que estos son muy duraderos y resistentes, además están diseñados para que sean iguales que unos dientes naturales.

Si está pensando en sustituir una pieza dental perdida por un implante contacte con nosotros y le realizaremos un estudio, aconsejándole si es la solución que necesita, además le ofreceremos un trato personal y cercano.