Cirugía e Implantes

Cirugía oral Córdoba

La cirugia oral Cordoba es la especialidad en odontología que se ocupa del tratamiento de defectos de los dientes que requieran de una intervención quirúrgica

Los Implantes en Córdoba son unas fijaciones de titanio puro que se colocan en el hueso maxilar con el fin de sustituir a las raíces de las piezas dentales perdidas para colocar una pieza artificial de mejor funcionalidad e igual o mejor estética.

El primer paso de la colocación de un implante dental es el estudio de la zona en la que se ubicará este si es posible. Para ello es necesario llevar a cabo un examen radiográfico que permita conocer el estado del hueso y de la zona cercana, para saber si existe algún tipo de complicación o de problema que impida la colocación del implante.

Si existe alguna razón que impida llevar a cabo el implante, se iniciará un procedimiento cuyo objetivo es la restauración de la estructura ósea donde se colocará la base de la pieza dental artificial.

cirugia e implantes

Además de comprobar el estado de la mandíbula, es necesario examinar la encía en busca de cualquier tipo de infección o de anomalía, ya que si existe algún problema en ella deberá ser solucionado antes de proceder con la cirugía.

Si no existe ningún tipo de inconveniente, el dentista procederá a anestesiar la zona en la que irá el implante dental.

En primer lugar, se lleva a cabo un corte en la encía para llegar hasta la base ósea, dejando expuesta la zona de la mandíbula donde se colocará un perno metálico, en esta fase de la cirugía el paciente puede notar la presión que el dentista ejerce para realizar el corte, sin embargo, no notará ningún tipo de dolor ya que la zona permanecerá anestesiada.

Para la colocación del perno metálico es necesario hacer un agujero para que este se introduzca sin problema, el perno tiene la forma de un tornillo por lo que quedará sujeto a la mandíbula, sirviendo como base sobre la que se colocará la pieza dental artificial. Un implante dental no se puede colocar de forma inmediata, ya que para que el perno metálico tenga la firmeza de un diente debe de suceder un proceso de integración ósea, en el que la base de la mandíbula crece uniéndose al tornillo.

A los diez o quince días de que este procedimiento se lleve a cabo, el paciente debe acudir a la consulta para revisar el estado de la zona intervenida, buscando cualquier problema que haya podido surgir desde que se llevó a cabo. Si todo va bien, el odontólogo procederá a tomar medidas del tamaño que deberá tener el implante para crear el diente artificial.

El proceso de osteointegración puede durar varios meses, ya que se busca que la rigidez de la base donde se colocará el implante sea máxima, para evitar así problemas en el futuro. Cuando el perno está bien integrado se colocará la pieza dental artificial.