Carillas de Composite

¿Qué son las carillas de composite?

Las carillas de composite son un tipo de procedimiento de odontología restauradora, a diferencia de las carillas de zirconio o de porcelana, las carillas de composite se crean directamente sobre el diente, aplicando una resina sintética que se adhiere a este.

Una vez adherido al diente las carillas de composite pueden modificarse hasta conseguir la forma y el aspecto deseados. Dado que lo que se lleva a cabo es un tallado de la resina, no es necesario ningún tipo de procedimiento agresivo con los dientes como puede ser un tallado o un pulido superficial, dejando la boca intacta y siendo posible su colocación sin ningún tipo de anestesia.

La colocación de las carillas es muy sencilla e indolora, siendo un procedimiento estético muy recomendable para todos aquellos que quieran mejorar el color de sus dientes, así como cambiar su forma o rellenar huecos interdentales.

En comparación con otro tipo de carillas como las de zirconio, este procedimiento es muy económico y dura hasta 7 años. Aunque al igual que el resto de los procedimientos es necesario acudir al dentista al menos una vez al año para comprobar el estado de las mismas.

¿Qué mantenimiento necesitan las carillas composite?

Este tipo de carillas pasan a ser parte de tu boca y requieren el mismo tipo de cuidado que le debes dar a tus dientes.

Es necesario tener una buena higiene bucodental para que las carillas estén en el mejor estado durante el mayor tiempo posible. Cepillándose los dientes después de cada comida y utilizando hilo dental se consigue mejorar el estado en el que se mantendrán las carillas.

Como cualquier tratamiento necesita de una serie de revisiones periódicas para comprobar el estado de las carillas, que se llevarán a cabo al menos una vez al año para poder observar si existe algún tipo de desperfecto o surgen problemas con las mismas.

A pesar de ser de una resina muy resistente, las carillas composite pueden fracturarse al masticar alimentos muy duros como huesos o cáscaras. Además, debe tener cuidado con las sustancias que pueden teñir los dientes como el café o el tabaco, puesto que también pueden manchar estas carillas.

Cuando se produce cualquier tipo de desperfecto en las carillas se pueden reparar fácilmente, ya que están hechas de una resina que puede aplicarse sobre una grita por ejemplo y volver a tallarse para dar la forma del diente.

Si está pensando en mejorar el aspecto de su sonrisa contacte con clínica Beltrami y le ayudaremos a elegir el procedimiento que más se ajuste a sus necesidades.