Interno

El blanqueamiento de dientes no vitales es diferente del que se realiza en el diente vital ya que la causa de las decoloraciones es distinta. Las principales indicaciones del blanqueamiento interno son:

Dientes decolorados por necrosis o hemorragia pulpar.

Dientes teñidos a causa de distintos materiales utilizados en tratamientos de endodoncia previos.

Fracaso de un blanqueamiento vital previo.

En algunos casos es necesario combinar esta técnica con el blanqueamiento tradicional para obtener un mejor resultado.

Una vez obtenido el color deseado se vuelve a rellenar el orificio con un material de obturación, generalmente se utiliza resina.

En este tipo de tratamiento el diente queda intacto ya que no hace falta eliminar la parte oscurecida para colocar una funda en el diente.

Pero en algunos casos es posible que se produzca una reabsorción en la raíz, si esto sucede se verá la raíz del diente con una forma inusual y esto puede conllevar a la pérdida de la pieza dental.

Las contraindicaciones del blanqueamiento interno son:

Tratamiento de conductos incorrecto (limpieza y sellado incompleto del sistema de conductos). Es indispensable solucionar este problema antes del tratamiento blanqueador.

Presencia de lesiones periapicales. Suele ser por un tratamiento de conductos incorrecto.

Signos de reabsorción radicular.

Tinción provocada por restauraciones de amalgama. Las sales de plata saturan los túbulos dentinarios y resulta completamente ineficaz el tratamiento.

Restauraciones estéticas mal ajustadas y con filtración. Hay que cambiar estas restauraciones antes del tratamiento para evitar filtraciones.

Respecto al blanqueamiento del diente no vital en la clínica propdental, en primer lugar se realiza la preparación del diente a blanquear: (Colocación del dique de goma, apertura amplia de la cámara pulpar del diente, eliminación de gutapercha hasta 1 o 2 mm apicales al límite amelocementario de la cara vestibular, sellado de la parte cervical del conducto radicular para evitar la aparición posterior de una reabsorción radicular).

Posteriormente se procede a aplicar el peróxido de hidrógeno al 30% en el interior y el exterior del diente mediante una bolita de algodón y una gasa impregnados, y a utilizar una fuente de calor para acelerar el proceso, si se desea.

Respecto a la técnica de blanqueamiento casero en dientes no vitales, se ha de preparar el diente igual que para un tratamiento en clínica dental y posteriormente se introduce en la cámara pulpar una mezcla a base de peróxido de hidrógeno al 30% y perborato sódico o bien el gel comercial con peróxido de carbamida al 30-35%.

Después se sella con un cemento cualquiera y se deja actuar durante una semana. Posteriormente se elimina la obturación provisional y el producto blanqueador, y se repite la aplicación. El número de aplicaciones que se pueden realizar depende de la respuesta del diente no vital.