Blanqueamiento dental

Existen numerosas razones por las que los dientes pueden tener manchas en el esmalte, ya que estos son porosos y algunos alimentos como el café pueden teñirlos de un color amarillento, especialmente cuando no se sigue una correcta higiene bucodental. También existen diversos tipos de problemas dentales que pueden ocasionar un oscurecimiento de la dentina.

Para recuperar el color natural de los dientes se puede realizar un tratamiento blanqueante con diferentes agentes blanqueadores, como geles de peróxido de hidrógeno y carbamida. La función principal de estos compuestos es que el oxígeno penetre en el esmalte gracias a los poros del diente, impulsando así la descomposición de las diferentes sustancias orgánicas que provocan el color amarillento en el diente.

¿Cómo se lleva a cabo un blanqueamiento dental?

El procedimiento de blanqueamiento es muy sencillo, consiste en aplicar un gel de peróxido de hidrógeno y carbamida en una férula, que luego se coloca sobre los dientes. La férula impregnada con el gel debe permanecer durante dos horas en la boca, este proceso se debe llevar a cabo diariamente durante al menos dos semanas.

Existe otro método de blanqueamiento dental más rápido y cómodo para el paciente, este procedimiento también utiliza geles de peróxido de hidrógeno, pero se acompaña de fotoactivación, reduciendo enormemente el tiempo que el paciente debe permanecer con el gel blanqueante.

¿Qué tengo que tener en cuenta al someterme a un blanqueamiento dental?

El exponer sus dientes a un blanqueamiento dental puede debilitar el esmalte de los mismos, por lo que hay que tener especial cuidado con los alimentos que tomamos durante los días siguientes al blanqueamiento, ya que nuestra dentina se vuelve más propensa a sufrir pigmentación por sustancias como el café y el tabaco. Además, puede aumentar la sensibilidad al frio durante un corto periodo de tiempo.

El blanqueamiento dental se presenta como la solución más natural para aquellas personas que quieren recuperar el color natural de su esmalte y que no quieren usar carillas. Además, este proceso es rápido y cómodo, permitiendo a los pacientes disfrutar de una sonrisa mucho más blanca en poco tiempo.

Un factor de peso para elegir el blanqueamiento frente al uso de fundas dentales es el precio y la comodidad del mismo, ya que resulta mucho más barato que el uso de carillas de porcelana o zirconio, que además pueden fracturarse por diversos motivos.

Si quiere recuperar el blanco natural de tus dientes contacte con clínica Beltrami y le daremos presupuesto sin compromiso.